martes, 6 de mayo de 2008

La Rondine. Argumento

En La Rondine nos situamos en el París del Segundo Imperio, justo en la misma época en que Violetta Valéry agonizaba para Verdi. En este caso, el destino de Magda y Ruggero es más realista y menos "operístico". Magda simplemente abandona a Ruggero "por su bien"; como en la vida real, nadie muere de amor. En el ACTO I el telón se alza sobre una fiesta en casa de Magda de Civry, una cortesana, amante del banquero Rambaldo. Presentes están la propia Magda, algunas amigas suyas (Yvette, Bianca y Suzy) su criada Lisette y el poeta Prunier, que charla acerca de la nueva moda de la sociedad parisina: el amor sentimental. Lisette, que es una chica pragmática, se burla de tanto preámbulo amoroso: "Me quieres, te quiero, hecho", resume. Prunier se molesta con la actitud de la camarera, cuya señora pide paciencia al poeta. Después de que Lisette se vaya lamentando que nadie quiera escuchar sus juiciosas opiniones sobre el amor, sigue hablando de la "nueva moda" y de su nueva heroína, Doretta, que tampoco puede resistirse a ella. Accede a los ruegos de Magda y canta la canción de Doretta, pero se detiene, pues aún no la ha terminado. Magda toma su lugar al piano y la concluye apasionadamente, siendo aplaudida por todos, incluso el poco romántico Rambaldo, que le da un collar de perlas antes de salir a recibir a un joven que lleva tiempo esperándolo y que es hijo de un amigo. Las riquezas de que Rambaldo las rodea, sin embargo, no hacen del todo feliz a Magda, que recuerda sus tiempos de grisette y como una noche, en el Bullier, besó a un desconocido y fue feliz durante unas horas. Las amigas de Magda sugieren el tema a Prunier como nueva inspiración, pero el poeta prefiere volverse a otros modelos más "elevados". Mientras Lisette hace pasar al amigo del padre de Rambaldo, Ruggero Lastouc, Prunier lee las manos de las damas, y profetiza a Magda que, como la golondrina, volará hacia el mar. Ruggero acaba de llegar de la provincia y está fascinado por París. Prunier trata de mitigar el embeleso de Ruggero; las noches parisinas no son sino leyenda, y Ruggero haría mejor en irse a la cama. Pero Lisette interviene para defender su ciudad y acaba sugiriendo que, si quiere divertirse, vaya al Bullier. Ruggero sale, y es seguido poco después por todos los invitados. Prunier (que mientras tanto pide perdón a las Nueve Musas por ello) se va en compañía de Lisette (que se ha vestido con ropa "que toma prestada" a Magda), a la que dice amar. Magda se viste como una grisette y también sale.

Ch'i il bel sogno di Doretta. Montserrat Caballé. Vídeo de oneguin65
El ACTO II tiene lugar en el Bullier, atestado de estudiantes, enamorados y grisettes. Ruggero entra, asediado por algunas jovencitas; Magda hace lo propio poco después, con similar resultado. Para escapar de los jóvenes que le ofrecen su brazo, se sienta en la misma mesa de Ruggero. Una vez se ha librado de su acoso se disculpa con él, pero Ruggero le pide que se quede, porque le recuerda a las sencillas muchachas de su pueblo natal, Montauban. Magda acepta bailar con él, mientras no muy lejos Prunier y Lisette discuten (el poeta recrimina a la camarera sus escasos modales). Magda y Ruggero se sientan, cansados de bailar. Ella dice llamarse Paulette. Lisette y Prunier se acercan curiosos a la pareja. La camarera reconoce enseguida a Magda, pero Prunier intenta protegerla diciendo a Lisette que se equivoca y que el vino se le ha subido a la cabeza. Magda se siente conquistada por Ruggero, y cuando Rambaldo aparece al amanecer, se niega a irse con él.

Brindis del Acto II Bevo al tuo fresco sorriso. Ainhoa Arteta, Marcus Haddock, Inva Mula y Richard Troxell. Vídeo de RestlessRusalka
ACTO III. La terraza de una casa en Niza. Magda y Ruggero están sentados junto al mar, recordando el momento en que se conocieron. Ruggero confiesa a Magda que ha escrito a su madre para pedirle su consentimiento para casarse con ella. Magda se siente culpable por no haber podido decirle la verdad a Ruggero. Aparecen Lisette y Prunier. El poeta ha querido convertir a la muchacha en cantante, pero Lisette carece de talento para ello y aún resuenan en sus oídos los abucheos y silbidos del público. Ella culpa al poeta de su fracaso y quiere volver a ser la doncella de Magda. Ésta acoge de nuevo a su antigua doncella. Prunier, que recuerda a Magda que Rambaldo espera que vuelva con él, finge despedirse para siempre de su amante, pero luego se cita con ella. Ruggero entra, feliz. Ha recibido una carta en la que su madre consiente que se case con la mujer que ha elegido si es buena y pura. Magda entonces le confiesa todo: no puede pensar en ser su esposa, ni siquiera en entrar en su casa, pues "ha llegado a él deshonrada". Ruggero escucha estupefacto, no quiere saber nada, pero ella prosigue su confesión y le dice que vaya a casa y la olvide. Luego se marcha, dejando a Ruggero solo y abatido.

Escena final, en inglés (!), con Teresa Stratas y Anastasios Vrenios. Vídeo de RestlessRusalka

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Mi canal