domingo, 17 de febrero de 2013

Nabucco desde la Scala

El pasado 13 de febrero podía verse en los cines la nueva producción de Nabucco que la Scala de Milán ha puesto en pie en este año del bicentenario. De forma paralela, también se emitía a través de la cadena televisiva Rai5. Es esa grabación la que ahora he tenido oportunidad de ver, gracias a las habituales almas caritativas. Anteriormente, se pudo escuchar la función de estreno por radio: una velada mediocre en la que hasta una cantante tan prometedora e interesante como Lyudmila Monastyrska decepcionaba. La recogida en vídeo ha mejorado algo la opinión que tenía sobre esta nueva Abigaille. En cuanto al resto del reparto, es conocido que no soy partidaria de Nucci y que su afición por los bises ha conseguido que me cueste trabajo tomármelo en serio. Que sea un viejo zorro de la escena y sepa qué recursos emplear es otra historia. Como en la función que pude escuchar por radio, tal vez lo que me pareció más convincente es la Fenena de Simeoni. Luisotti consiguió llevar la nave a puerto, pero sin aportar gran cosa a la función. En la noche del estreno sufrió alguna que otra protesta pronto acallada. El vídeo entero puede verse en Youtube, si bien con un sonido deficiente que parece ser de origen. La puesta en escena de Daniele Abbado no destaca por nada, salvo por su feismo, su escasa teatralidad y su flagrante falta de originalidad. Sí, otra vez un Nabucco situado en los años cuarenta. Podrá verse también en Londres, donde Domingo añadirá Nabucco a su lista de papeles como tenorítono. Allí también le acompañará Monastyrska.  En suma, una función condenada al pronto olvido que no hace honor al aniversario que este año se celebra.

jueves, 7 de febrero de 2013

Teatro Real, 2013-2014

Hoy se han hecho varios anuncios referentes al Teatro Real. Por ejemplo, que Mortier se quedará hasta el 2016, y después ya se verá. O que se han conseguido diez millones de euros en aportaciones privadas. O que, debido a su estado de salud, Riccardo Muti no dirigirá La rappresaglia de Mercadante, sino Don Pasquale de Donizetti. No puedo decir que no me esperase esto último dadas las circunstancias. Pero, en fin, el anuncio principal se refiere a la temporada 2013-2014, que ya está colgada en la página del teatro. También está disponible en PDF, en atención a aquellos para los que el formato flash sea  una pesadilla. Los títulos operísticos son estos:


- Il Barbiere di Siviglia de Rossini. Estreno el 14 de septiembre de 2013. El Real recicla la puesta en escena de Emilio Sagi. Dirigirá Tomas Hanus.
- Die Eroberung von Mexico, de Rihm. Estreno el 9 de octubre, con Alejo Pérez a la batuta y dirección de escena a cargo de Pierre Audi. 
- The Indian Queen de Purcell. Estreno el 5 de noviembre y con Currentzis, que dada la frecuencia con la que aparece en el Teatro Real ya es como de la familia. Este año también se ocupa de otros títulos, por ejemplo el Tristan. No será el único título de Purcell de este año. Hay que felicitarse porque Mortier vaya superando su alergia al repertorio barroco. Ánimo, que no muerde.
- L'Elisir d'Amore de Donizetti. Se estrena el 2 de diciembre. En coproducción con Valencia. Destacan en el reparto, o mejor los repartos, los nombres de Nino Machaidze, Celso Albelo, Erwin Schrott, Ismael Jordi, Camilla Tilling o Fabio Capitanucci. La dirección correrá a cargo de Marc Piollet. 
- Tristan und Isolde de Richard Wagner. Como decía más arriba, con Currentzis en el foso. Como los desdichados amantes, Robert Dean-Smith y Violeta Urmana. Primera función: 12 de enero de 2014.
- Estreno mundial de Brokeback Mountain, de Charles Wuorinen. Será el 28 de enero. Dirección de Titus Engel y puesta en escena de Ivo van Hove.
Alceste de Gluck. Con Anna Caterina Antonacci en el papel titular e Ivor Bolton a la batuta. Warlikowski se encarga del aspecto escénico. Primera función el 27 de febrero.
- Otro Wagner: Lohengrin. Dirección de Harmut Haenchen, que se alternará en el podio con Walter Althammer y dirección de escena de Lukas Hemleb. Ventris y König se turnarán como Caballeros del Cisne. A su lado, las Elsas de Naglestad y Schwanewilms; como Ortrud se alternan Polaski y Zajick. Estreno el 3 de abril.
- Les Contes d'Hoffmann de Offenbach, en váyase a saber cuál de las doscientas o trescientas ediciones que existen de la obra. Dirige Cambreling, de la escena se encarga Marthaler. En el reparto nos encontramos a Eric Cutler en el papel titular. Como la Musa también aparece la Von Otter (!). Estreno el 17 de mayo.
- Orphée et Eurydice de Gluck en la versión danza-ballet de Pina Bausch. Dirige Hengelbrok. En el reparto, Maria Riccarda Wesseling, Yun Jung Choi y Zoe Nicolaidou. Primera función: 12 de julio.

Además, en concierto Dido y Eneas de Purcell (otra vez Currentzis) e I Vespri Siciliani de Verdi, esta última sin que el papel de Guido di Monforte esté asignado a cantante alguno. Quién sabe si para dar tiempo a que lo debute Domingo - protagonista también de un recital en solitario - en su nueva carrera de tenorítono.

Una de las temporadas más equilibradas en cuanto a títulos que se hayan visto en la "era Mortier". Por desgracia la mayoría de ellos se han visto en años recientes en Madrid y podrían haberse sustituido con otros ausentes de la capital desde hace ya largo tiempo. Parece que eso es demasiado pedir.

viernes, 4 de enero de 2013

Mariella Devia en "Il Pirata"

Escena final de Imogene, grabada en directo - cómo no - en 2007. Sirva de recordatorio para la retransmisión de esta tarde. A las 20:00, desde Barcelona y tanto a través de Radio Clásica como de la RAI3, podremos escuchar Il Pirata de Vincenzo Bellini. Versión en concierto protagonizada por Gregory Kunde, Mariella Devia y Vladimir Stoyanov y con la dirección de Antonino Fogliani. 
video de DieVogelQDU

jueves, 3 de enero de 2013

Aniversarios musicales de 2013

Pues sí, existe la vida más allá de Verdi y de Wagner. Numerosos son los aniversarios musicales de este 2013, aunque todos acabemos centrándonos en lo mismo. Seguro que me dejo alguno, pero se cumplen:

- Cuatrocientos años de la muerte de Carlo Gesualdo (1613)
- Trescientos años del fallecimiento de Arcangelo Corelli (1713)
- Doscientos cincuenta años del nacimiento de Étienne Méhul (1763)
- También doscientos cincuenta son los que cumple Giovanni Simone Mayr (1763)
- Doscientos años del nacimiento de Giuseppe Verdi (1813)
- Lo mismo hay que decir de Richard Wagner (1813)
- Bicentenario de la muerte de Grétry (1813)
- Sesquicentenario del nacimiento de Pietro Mascagni (1863)
- Centenario de Benjamin Britten (1913)
- También el tenor estadounidense Richard Tucker (nacido en 1913) está de celebración
- Otro compositor centenario: Lutolawski, nacido el 25 de enero de 1913
- Cincuenta años de la muerte de Francis Poulenc (1963)
- Ídem por Salvador Bacarisse (muerto en 1963)
- ... Y Paul Hindemith, fallecido el mismo año.

martes, 1 de enero de 2013

Historia de dos conciertos

Dos conciertos para celebrar el nuevo año, desde Viena y Venecia, han saludado la entrada de 2013. Uno es una tradición afirmada. El otro, un intento de imitación que el próximo año cumplirá una década. Sigo, invariablemente, el primero en directo. Para el celebrado en La Fenice, suelo recurrir a las almas caritativas que lo cuelgan en la red. No sólo me interesa menos, sino que su visionado me convence, cada vez más, de lo inútil de imitar el formato de Viena. Si los insertos de ballet ya resultan almibarados en versión vienesa, toda imitación de ellos parece aún más edulcorada. Y si además se elige un fragmento musical completamente inadecuado, la cosa resulta hasta un tanto ridícula. Porque, ¿tiene sentido hacer una coreografía del Preludio de Attila? Lo apunto como un motivo más para evitar el concierto veneciano en lo sucesivo.
Pero vayamos primero al corazón de Austria. Repetía, después de 2011, Franz Welser-Möst, que ya hiciera torcer el gesto a más de uno en su estreno. Incluyéndome a mí, por supuesto. Dije entonces que parecía escasamente implicado y poco adecuado al espíritu festivo del concierto. Aunque este año las cosas han mejorado un poco, la sensación de aburrimiento es la misma. Hasta la tradicional broma, consistente en esta ocasión en el reparto de animalitos de peluche, ha resultado un tanto forzada. Contenido, parco en gestos, Welser-Möst se ha colocado al frente de una orquesta que parecía haber puesto el piloto automático. Siendo la Filarmónica de Viena, suena igualmente gloriosa. Incluso hubo momentos de franco disfrute y, como ya comentaba, celebro la inclusión de la obertura de Caballería ligera de Suppé, con la esperanza de no tener que aguardar tanto tiempo para escucharla otra vez en un Concierto de Año Nuevo.
Arriba, Franz Welser-Möst en Viena. Abajo, un momento del Concierto de la Fenice
Por lo demás, y aparte de cierto tedio, el concierto ha destacado por la cantidad de obras "nuevas" que se han interpretado en él. Once piezas que jamás se habían tocado un 1 de enero en la célebre Sala Dorada. Soy una declarada amante de las rarezas y aprecio la valentía de salir de lo habitual. De no repetir otra vez la Annen Polka, por poner el mismo ejemplo de siempre. Pero existe un riesgo si no se tiene una personalidad marcada: el de que estas piezas pasen en medio de la indiferencia más absoluta. En un concierto de los Strauss y similares, los dos mejores momentos han sido, para mí, los dedicados a Wagner y a Verdi. Sobre todo el primero, con el Preludio al Acto III de Lohengrin. Diríase que Welser-Möst se sentía más feliz fuera del corsé de director-objeto del 1 de enero. Mismo caso con el ballet de Verdi, o lo que quedó de él. Sigo dándole vueltas al hecho de haber escogido una obra mutilada, cuando tal vez se podría haber tocado una obertura o un preludio completos. Veremos qué tal resulta el año que viene con Barenboim. Debo decir que tampoco me convenció la primera y hasta ahora única vez. Thielemann queda, por el momento, fuera de alcance, al menos mientras esté en Dresde... y tenga que solventar, cada año, alguna cancelación de última hora.
Respecto a la retransmisión, me hago las mismas preguntas de siempre. ¿Por qué vemos los colores tan saturados en la televisión española? ¿Qué clase de compresión emplean? Incluso a través de Internet era obvia la diferencia de colores y de sonido. Tantos años siguiendo el concierto y siempre las mismas frustraciones. No obstante, hay que agradecer que hayan colgado la retransmisión entera en su página (RTVE A la carta). Eso, para los que se quedaron con ganas de valses. Por si es necesario, puntualizar que el disco y el deuvedé estarán a la venta en los próximos días y que hace al menos un mes que tienen portada.
vídeo de Kewban
Simultáneamente, la televisión italiana retransmitía en directo el concierto desde La Fenice. O más bien, parte del concierto. La RAI tiende a ignorar la mitad, que casi siempre está centrada en torno a una sinfonía, en este caso la Segunda de Tchaikovsky. Acompañaba a la Pequeña Rusia, en esta primera mitad que sólo se ha podido escuchar por la radio, la extensa Sinfonía para Aida que Verdi compuso en 1872. En el compositor de Busetto se centraba casi exclusivamente el concierto. También se incluyó el Galop del Sitio de Corinto rossiniano. Curioso: la única pieza que sería adecuada para insertar un ballet... y en la que no se ha insertado ninguno. En su lugar, se hicieron experimentos con los preludios de Un Ballo in Maschera, Attila y La Traviata¿Por qué? Repetía en el podio John Elliot Gardiner, cuya afinidad con el repertorio verdiano es, como mínimo, discutible. 
Como solistas intervinieron Desirée Rancatore (Mercè, dilette amiche, Sempre libera) y Saimir Pirgu (Questa o quella, La mia letizia infondere). A dúo entonaron el Brindis de La Traviata. Además se cantaron los coros Di Madride noi siam mattadori, O Signore dal tetto natio y Va, pensiero. La inclusión de estos dos últimos se entiende mal, salvo que, por ser tan célebres y tan importantes para los italianos, no se quieran dejar fuera. Otra cosa es la manía de considerar alegre el Brindis, pero se ha hecho costumbre... La intervención de Rancatore y de Pirgu no me ha parecido particularmente brillante. Tal vez mejor la primera. Pero Verdi es Verdi. Si cerramos los ojos y dejamos de preguntarnos qué hacen los bailarines - que no tienen culpa de nada, por otra parte - evolucionando a los sones de Attila y vestidos a lo Cascanueces, si prescindimos de la obsesiva imitación de Viena, tal vez algo queda por disfrutar.
vídeo de Gio Hans B, que también ha subido el resto del concierto

lunes, 31 de diciembre de 2012

Barenboim en 2014

Daniel Barenboim será el encargado de dirigir el Concierto de Año Nuevo el 1 de enero de 2014, según ha anunciado hoy la Filarmónica de Viena. Será en reconocimiento de sus veinticinco años de colaboración con el director, reconociendo también sus esfuerzos por tender puentes y reconciliar lo que parece irreconciliable. Barenboim ya dirigió, como se recordará, el Concierto en 2009.

Oberturas y otros animales: el Ballet de la Reine de Don Carlos

Como es por todos conocido, Don Carlos fue en su origen una grand opéra que cumplía con todos los requisitos de ese género genuinamente francés. Pero ya en su estreno parisino sufrió todo tipo de tijeretazos, de tal modo que algunos fragmentos se quedaron en el ensayo general y no fueron recogidos por las sucesivas revisiones que se hicieron de la ópera. El Ballet de la Reine es una de las víctimas habituales de los cortes. Es, también, uno de los ballets más extensos que Verdi compuso. Aparte de como Ballet de la Reine se lo conoce como la Peregrina, según la famosa perla a la que desde luego pusieron bien el nombre.
Situado al principio del Acto III, el ballet sucede a la escena del intercambio de mantos que también es cortada en la mayoría de producciones y que tan bien explica la confusión posterior en la que Don Carlos hablará a la Éboli como si de la reina se tratara.
¿Por qué? Bien, el ballet recrea precisamente la historia de la perla, o más bien es una alusión alegórica a la propia Isabel de Valois, su pureza y belleza, etc etc. En tiempos recientes algún director de escena se ha dejado de genios del mar y perlas bailarinas, recreando el ballet como un sueño en el que una Eboli casada con Don Carlos prepara la cena a sus suegros... con desastroso resultado.  Que obliga a llamar a un repartidor de pizza también conocido como Rodrigo, marqués de Posa. Experimento que puede verse aquí y aquí.
La grabación en audio, sin embargo, procede de la versión grabada por Claudio Abbado y las huestes escalígeras a principios de los años ochenta. Grabación que, con bastante desparpajo, se presentó como un esfuerzo filológico en el que se ofrecía la obra tal y como fue en origen. Nada más lejos de la realidad. Se trata más bien de una grabación de la versión en francés y en cinco actos que incluye algunos de los fragmentos originales en forma de apéndice. Para escuchar una grabación en la que se nos presente toda la música escrita por Verdi, incluyendo la cortada en los ensayos, tenemos la de Matheson, si bien se trata de una versión que presenta pocos atractivos aparte de ese.

domingo, 30 de diciembre de 2012

Noche de opereta

Hoy a las 22:00 a través de la televisión alemana ZDF podrá verse la tradicional gala de fin de año desde la Semperoper de Dresde, dirigida por Christian Thielemann y, en esta ocasión, con Diana Damrau y Piotrz Beczala como solistas. La gala aún no ha sido cantada y, por supuesto, el disco ya tiene su portada correspondiente... A juzgar por la información que la propia emisora ha proporcionado, la gala podrá verse en streaming a través de su página web.  El programa se centra en obras del húngaro Imre Kálmán: selecciones de Grafïn Maritza, Die Csárdásfürstin o Der Herzogin von Chicago conviven con las de obras menos conocidas como Das Veilchen von Montmartre o Kaiserin Josephine. El programa completo es el que sigue:
Emmerich Kálmán (1882-1953)
Gräfin Mariza (1924)
Ouvertüre
»Höre ich Zigeunergeigen«, Ensemble und Entrée der Mariza
(Diana Damrau, Sächsischer Staatsopernchor)
»Komm, Zigány«, Arie des Tassilo
(Piotr Beczala)
»Einmal möcht’ ich wieder tanzen«, Duett von Mariza und Tassilo
(Diana Damrau, Piotr Beczala)
Die Bajadere (1921)
Intermezzo
Die Csárdásfürstin (1915)
»Heia, heia! In den Bergen ist mein Heimatland«,
Auftrittslied der Sylvia mit Chor
(Diana Damrau, Sächsischer Staatsopernchor)
»Weißt du es noch«, Duett von Sylva und Edwin
(Diana Damrau, Piotr Beczala)
Die Zirkusprinzessin (1926)
»Zwei Märchenaugen«, Arie des Mister X
(Piotr Beczala)
Kaiserin Josephine (1936)
Ballettmusik
»Mein Traum, mein Traum«, Lied der Josephine
(Diana Damrau)
Gräfin Mariza (1924)
»Wenn es Abend wird«, Lied des Tassilo
(Piotr Beczala)
Der Teufelsreiter (1932)
»Grand Palotás de la Reine«, Entreakt
Die Herzogin von Chicago (1928)
»Ein kleiner Slowfox mit Mary«, Lied der Mary
(Diana Damrau)
Das Veilchen vom Montmartre (1930)
»Heut’ Nacht hab’ ich geträumt von dir«, Tangolied
(Piotr Beczala)
Die Csárdásfürstin (1915)
»Tanzen möcht’ ich«, Duett von Sylva und Edwin
(Diana Damrau, Piotr Beczala)
ZUGAB EN
Robert Stolz (1880 -1975)
»Ob blond, ob braun, ich liebe alle Frau’n« (1935)
(Piotr Beczala)
Emmerich Kálmán
Das Veilchen vom Montmartre (1930)
»Carrambolina, Carramboletta«, Arie der Ninon mit Chor
(Diana Damrau, Sächsischer Staatsopernchor)
Der Zigeunerprimas (1912)
»Ich tanz mit dir ins Himmelreich«, Duett von Sári und Gaston
(Diana Damrau, Piotr Beczala)
Johann Strauß Sohn (1825-1899)
»An der Elbe«, Walzer op. 477 (1897)

Aunque no figuren en el programa y quien vaya a interpretar un fragmento de la opereta en cuestión sea Damrau, os dejo como propina tres fragmentos de Kaiserin Josephine - la última obra que Kálmán estrenó antes de su exilio - cantados por Fritz Wunderlich.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Mi canal