domingo, 29 de marzo de 2009

Das Rheingold desde el Met

Contar en pocas palabras el argumento del Anillo wagneriano se me antoja tan difícil como descifrar las complicaciones del árbol genealógico de Wotan (más conocido como Odín); en el fondo, gran parte del argumento podría irse en ello. Aparte, la mitología nórdica nunca ha sido lo mío. Yo siempre he sido más de la helena. O, poniéndose un poco exóticos, de la mesopotámica, pero esta última no ha sido tan transitada por el mundo operístico como la clásica o la escandinava. Como sabréis, la historia no ya de Das Rheingold (El oro del Rhin) sino del ciclo wagneriano entero, gira alrededor de un anillo maldito (según la mitología escandinava, el objeto tenía nombre: Andvarinaut) que permite a su poseedor dominar el mundo y que fue forjado por el nibelungo Alberich (un enano), con el oro que robó a las hijas del Rhin. Por culpa de ese anillo (que acabará, tras la cadena de desdichas que provoca acabará nuevamente en manos de las hijas del Rhin, que lo custodiarán) dioses y hombres se pelearán y al final morirá hasta el apuntador. Esta es la historia que Richard Wagner utilizó para poner en pie la Tetralogía (un prólogo y tres "jornadas") del Anillo de los Nibelungos, compuesta, aparte del Oro del Rhin, por La Valquiria, Sigfrido y El Ocaso de los Dioses.
Ayer pudimos escuchar la retransmisión de El Oro del Rhin desde el Met. El inicio de un nuevo Anillo que (salvo el intervalo del Elisir donizettiano) nos ocupará los pocos fines de semana que nos quedan de retransmisiones "en abierto" desde el teatro neoyorkino (como sabréis, el resto puede escucharse por la página del teatro o por el satélite Sirius). Una tetralogía confiada a la batuta de James Levine, al que esta temporada hemos escuchado bien poco. Me pregunto si el Met llamará para próximos ciclos a Barenboim (que este año hiciera su tardío debut en la plaza con Tristan und Isolde) o a Thielemann, que es el que se ha hecho casi "fijo" en Bayreuth a la hora de dirigir los Anillos de los últimos años. Y es que Levine siempre me ha aburrido soberanamente en Wagner. Este hombre tiene el inmenso mérito de haber convertido a la orquesta del Met en lo que es hoy, sin duda de las mejores que hay por esos fosos del mundo. Aparte de eso, no siento demasiado apego por él. En Wagner, directamente, y sin ser una experta en el repertorio (lo del Anillo me daba mucho, mucho respeto hasta hace muy poco tiempo), tiendo a evitarlo. Ayer esperaba aburrirme con su visión del Rheingold y lo hice. Veremos qué tal el resto del ciclo. De momento aquí tenéis la retransmisión de ayer, grabada de la imprescindible Bartok Radio. He de decir que esta es una "edición de emergencia". En vez de la habitual grabación fragmentada, lo que tendréis es un mp3 con la ópera entera, pura y simplemente. Ya habrá tiempo de hacer una edición más "elaborada" cuando se termine el ciclo. Para unir las tres partes tendréis que utilizar Hj-Split o programas similares.



Wagner: Das Rheingold.

Conductor: James Levine
Freia: Wendy Bryn Harmer
Fricka: Yvonne Naef
Erda: Jill Grove
Loge: Kim Begley
Mime: Gerhard Siegel
Wotan: James Morris
Alberich: Richard Paul Fink
Fasolt: Franz-Josef Selig
Fafner: John Tomlinson

Parte 1 Parte 2 Parte 3

Y para que veáis que dejarse el móvil encendido durante una representación es, tristemente, una costumbre universal, escuchemos el preludio.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Mi canal