miércoles, 5 de agosto de 2009

La balada de Senta

Senta es un nombre particular que, en principio, no era el destinado a la heroína del Holandés. Recordemos que Wagner había situado su esbozo original "en la costa de Escocia", frente a una aldea llamada Holystrand. Anna era el primitivo nombre de la amada del "pálido marino" wagneriano; Anna, hija de Donald, prometida (más o menos) al cazador Georg. Y eso fue así hasta apenas dos meses antes del estreno de la ópera en Dresde, cuando Wagner cambió el escenario de Escocia a Noruega; naturalmente esto conllevó un cambio de los nombres y ajustes en la partitura. El origen del nombre es discutido; existe incluso una ciudad serbia llamada Senta, célebre por una batalla que tuvo lugar en 1697. No parece, sin embargo, que Wagner tuviera en cuenta esto cuando rebautizó a su heroina. Wagner decía de la protagonista de su ópera que no se puede confundir la concepción del personaje de Senta. Sin embargo, debo poner en guardia para que no se cometa un error: que su naturaleza soñadora no se confunda con un sentimentalismo moderno, enfermizo. Muy al contrario, Senta es una joven nórdica sana y, en su aparente sentimentalismo, totalmente ingenua. Esta ingenuidad de Senta habría contribuido a que las leyendas sobre el destino del "hombre pálido" y su barco maldito hicieran tanta mella en la muchacha.
Wagner siempre dijo que la Balada de Senta era lo primero que había compuesto del Holandés (aunque algunos autores insisten en que no hay pruebas documentales que confirmen el testimonio) y que era una especie de "imagen condensada" de todo el drama. Concretamente dirá:
En esta pieza (Balada de Senta), inconscientemente planté la semilla temática de toda la música de la ópera: resultó ser la imagen, poéticamente resumida, de todo el drama.

Cuando, al final, llegué a la composición, la imagen temática que ya había preconcebido, se extendía involuntariamente sobre el drama, como una tela de araña completa y sin roturas.

Además pensó en denominar El Holandés Errante como balada dramática. Se trataba del origen y el centro de la historia, en la que la joven demuestra unas cualidades casi de visionaria. Cualquiera diría que, además, tiene una especie de telepatía con su amado, pues apenas se ha ofrecido a ser la que le rescate de la eterna condena, él aparece para pedir su mano. Senta será una chica sana e ingenua, pero también parece que no encaja en el ambiente cerrado de Sandwicke, entre una comunidad femenina cuyos objetivos quedan claros desde el primer momento: ya lo dice Mary. Sólo pensáis en casaros. Senta permanece aislada de ese mundo, lo que le ocasiona las burlas de sus compañeras. Hace tiempo leí (en los magníficos y añorados libretos con indicaciones musicales de Daimon) que el objetivo de Senta, al cantar esa balada que la obsesiona, no es asustar a las muchachas que no cesan de hilar, con el mar como telón de fondo de sus existencias, sino atraer hacia sí el dolor universal de los navegantes. Sufrimento que se ve encarnado en el Holandés. Naturalmente está el tema de la redención (esa constante wagneriana) que ya hemos escuchado en la obertura.
Aquí tenéis el texto completo de la balada con su traducción, que debo a Kareol:

SENTA

Johohohe! Johohohe!
Johohohe! Johohe!
Traft ihr das Schiff im Meere an,
blutrot die Segel,
schwarz der Mast?
Auf hohem Bord der bleiche Mann,
des Schiffes Herr, wacht ohne Rast.
Hui! - Wie saust der Wind! -
Johohoe!
Hui! - Wie pfeift's im Tau! -
Johohe! Hui! -
Wie ein Pfeil fliegt er hin,
ohne Ziel, ohne Rast, ohne Ruh'!

Doch kann dem bleichen Manne
Erlösung einstens noch werden,
fänd' er ein Weib,
das bis in den Tod
getreu ihm auf Erden!.
Ach! wann wirst du,
bleicher Seemann, sie finden?
Betet zum Himmel,
daß bald ein Weib Treue ihm halt'!



Bei bösem Wind und Sturmes Wut
umsegeln wollt' er einst ein Kap;
er flucht' und schwur
mit tollem Mut:
In Ewigkeit laß' ich nicht ab!
Hui! - Und Satan hört's! - Johohe!
Hui! - nahm ihm beim Wort! - Johohe!
Hui! - und verdammt zieht er nun
durch das Meer ohne Rast,
ohne Ruh'!

Doch, daß der arme Mann'
noch Erlösung fände auf Erden,
zeigt' Gottes Engel an,
wie sein Heil ihm
einst könnte werden.

SENTA, MÄDCHEN
Ach, könntest du,
bleicher Seemann, es finden!
Betet zum Himmel,
daß bald ein Weib Treue ihm halt'!

SENTA
Vor Anker alle sieben Jahr',
ein Weib zu frei'n,
geht er ans Land:
er freite alle sieben Jahr',
noch nie ein treues
Weib er fand.
Hui! - Die Segel auf! Johohe!
Hui! - Den Anker los! Johohe!
Hui! - Falsche Lieb', falsche Treu',
Auf, in See, ohne Rast, ohne Ruh!

MÄDCHEN
Ach, wo weilt sie,
die dir Gottes Engel
einst könnte zeigen?
Wo triffst du sie,
die bis in den Tod
dein bleibe treu eigen?

SENTA
Ich sei's,
die dich durch ihre Treu' erlöse!
Mög' Gottes Engel mich dir zeigen!
Durch mich sollst du
das Heil erreichen!

MARY, MÄDCHEN
Hilf, Himmel!
Senta! Senta!

SENTA
¡Yohohohe! ¡Yohohohe!
¡Yohohohe! ¡Yohohe!
¿Encontrasteis el barco en el mar,
rojas las velas,
el mástil negro?
A bordo, el hombre pálido,
el señor del barco, vela sin paz.
¡Huy! ¡Como brama el viento!
¡Yohohe! ¡Huy!
¡Cómo silba entre las jarcias!
¡Yohohe! ¡Huy!
¡Como una flecha vuela sin destino,
sin descanso, sin paz!

¡Pero el hombre pálido
puede alcanzar aún la salvación,
si halla una mujer
que le sea fiel en la tierra...
¡Ay! ¿Cuándo la hallarás,
pálido navegante?
¡Rogad al cielo
para que pronto
le sea fiel una mujer!

(Senta se vuelve hacia el cuadro)

Contra vientos adversos
y la furia de la tempestad
quiso él un día un cabo doblar;
juró y maldijo con necia arrogancia:
"No cederé ante ti
por toda la eternidad."
¡Huy! ¡Y Satanás le oyó! ¡Yohohe!
¡Huy! ¡Y le tomó la palabra! ¡Yohohe!
¡Huy! ¡Y desde entonces vaga maldito
por el mar, sin descanso, sin paz!

¡Pero el desdichado
puede encontrar aún
la redención en la Tierra,
si un ángel de Dios le muestra
cómo puede hallar clemencia!

SENTA, MUCHACHAS
¡Ay! ¡Ojalá la encontraras,
pálido navegante!
¡Rogad al cielo para que pronto
le sea fiel una mujer!

SENTA
Cada siete años echa el ancla
y baja a tierra
para desposar a una mujer:
cada siete años lo intenta,
pero nunca ha dado
con una mujer fiel.
¡Huy! "¡Izad las velas!" ¡Yohohe!
¡Huy! "¡Levad el ancla!" ¡Yohohe!
¡Huy! "¡Falso amor, falsa fidelidad!
¡A la mar, sin reposo ni paz!"

MUCHACHAS
¡Ay! ¿Dónde está aquella
capaz de mostrarte
el ángel de Dios?
¿Dónde hallarás a aquella
que te sea fiel
hasta la muerte?

SENTA
¡Sea yo la que por mi fidelidad
te redima!
¡Quisiera mostrarte a ti
el ángel de Dios!
¡Por mí, obtendrás la salvación!

MARY, MUCHACHAS
¡Que el cielo nos asista!
¡Senta, Senta!




Escuchemos también a algunas cantantes en la balada de Senta. Varias de ellas han sido referenciales en el papel de la hija de Daland. Otras no tanto, y en algún caso hay rarezas como las de Sutherland o Gulín (cantando en italiano esta última). En este orden, vamos a escuchar a Emmy Destin, Kirsten Flagstad, Astrid Varnay, Leonie Rysanek, Birgit Nilsson, Gwynett Jones, Ángeles Gulín, Joan Sutherland, Cheryl Studer, Jessye Norman, Deborah Polaski y Waltraud Meier.


No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Mi canal