jueves, 5 de mayo de 2011

La efeméride de hoy: escuchando a Moniuszko

Un 5 de mayo de 1819 nacía Stanislaw Moniuszko, considerado como el padre de la ópera  nacional polaca. Después de estudiar en Berlín, regresó a Varsovia. Su obra más conocida, en el campo de la ópera, es Halka. Aunque debo mi descubrimiento del compositor polaco a una transmisión radiofónica (allá por el verano de 2009) de otra de sus obras:  Straszny dwór.   Traduciendo a su vez del inglés, el título sería La mansión encantada. Aunque siguiendo el argumento, en realidad la mansión no estaba afectada por ningún fenómeno de carácter sobrenatural. La curiosidad suele causar estragos en mi disco duro - y en mi cuenta corriente en cuanto merodeo por Amazon o por iTunes en su defecto - así que me puse a buscar como loca obras del, hasta entonces, desconocido para mí Stanislaw Moniuszko. Por una vez, la culpa de ese interés la tuvo el aria del tenor - una cuerda por la que no enloquezco -, Stefan, en el Acto III. No recuerdo el nombre del tenor que cantaba en aquella transmisión radiofónica de una grabación de los años cuarenta. Pero me impulsó a escuchar la obra completa en un registro bastante más reciente y publicado por EMI, que puede escucharse en Spotify. También Piotr Beczala la incluía en su disco dedicado a  arias eslavas; así sonaba:
 
Después me interesé por Halka. Una historia como tantas otras: la muchacha campesina que queda embarazada de un hombre que se casará con otra y que al final acaba suicidándose. Estrenada en 1848, conoció posteriores revisiones y reestrenos. La versión original tenía dos actos; posteriormente se pusieron en escena versiones con cuatro. Halka es la obra más conocida y representada de su autor. Incluso existe grabación en DVD. Escuchoemos a la también polaca Teresa Zylis-Gara en un aria del Acto II de Halka, perteneciente a un disco en el que se incluían dos airas de Moniuszko, pertenecientes a esta ópera y a Paria. En este caso tenemos un poco más de suerte, ya que el libreto de Halka - que, a todo esto, fue no hace tantos años ofrecida en el Teatro de la Zarzuela de Madrid, antes de que el Real abriese de nuevo sus puertas - lo podemos encontrar en Kareol:
 


HALKA
O! Jakżebym klęczeć chciała,
Już u krzyża, koło drogi!
Żeby nad łzami niebogi,
Przenajświętsza Częstochowska
Panieneczka, Matka Boska,
Łaskawie się zmiłowała!
O! Bo biedna jam sierota
Tak się dużo nacierpiała!

(po chwili, oglądając się wkoło)

Gdzież to Jontek?
Tam ochota huczna taka!

(słychać muzykę z domu)

A tu noc!

(po chwili radośniej)

On pożegna mnie, sokolik
Znów powróci w górny kraj.
Dniem i nocą mnie tęsknota,
Gdy go będę wyglądała;
Lecz gdy wróci, wróci raj!
Gdyby rannem słonkiem
wzlecieć mi skowronkiem,
Gdyby jaskółeczką bujać mi po niebie!
Gdyby rybką w rzece - płynąć tu do ciebie,
Jaśku mój, do ciebie.
Ani ja w Wisełce pływająca rybka,
Ani ja skowronek, ni jaskółka chybka,
Jeden tylko wicher w górach mi zanuci:
Wróci Jasiek, wróci!
Gdyby mnie gwiazdeczką, w skałach ponad zdrojem,
Przejrzeć się w twej duszy, przejrzeć w sercu twojem!
Błędnym choć ognikiem, co tak blado pała,
Gdyby moja łezka tobie zapałała!
Ni mi błyskać w zdroju, ni mknąć nad gaikiem,
Ani ja gwiazdeczką, ni błędnym ognikiem.
Płyną wciąż po rosie jęki moje, płyną,
Szkoda cię, dziewczyno!

HALKA
¡Quisiera estar arrodillada
al pie de la cruz, en el camino! 
Para que la Santísima 
virgen de Czestochowa
se apiade de mis lágrimas de dolor.
¡Porque soy 
una pobre huérfana
que ha sufrido tanto!

(Después de un rato, mirando alrededor) 

¿Dónde está, Jontek? 
¡Allí, todo es alegría! 

(se escucha la música desde la casa) 

¡Y aquí es de noche! 

(Después de unos instantes) 

Me dijo adiós mi halcón. 
Pero regresará a las montañas conmigo
y estaremos juntos día y noche.
¡Cuando él llegue regresará para mí el paraíso! 
Al sol de la mañana 
volaría hacia a ti como una alondra;
como una golondrina que navega por el cielo;
como un pececito en el río, nadara hacia ti, 
¡Jako, hacia ti! 
No soy ni un pececillo del Vístula, 
ni una alondra, ni una rápida golondrina,
sólo el viento de la montaña me anuncia: 
que mi Jako volverá, que mi Jako regresará.
Si yo pudiera mostrarme a tu alma, a tu corazón, 
como el agua que corre entre las rocas;
si mis lágrimas brillaran para ti, no volarías, 
mi halcón, sobre las vertientes ni sobre el bosque.
Si mis lágrimas tuvieran tal brillo para ti, 
no volarías sobre las vertientes 
ni volarías sobre el bosque,
no serías estrella ni fuego fatuo.
Mi llanto flota en el rocío. ¡Qué pena, pobre niña!

Pero, aunque se le asocia más con la ópera y opereta, Moniuszko cultivó también otros géneros. Por ejemplo la música religiosa, dejando una Misa Fúnebre cuyo comienzo podéis escuchar aquí:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Mi canal