jueves, 7 de febrero de 2008

Manon Lescaut antes de Puccini: el padre de la criatura (literaria, claro)

Antoine François Prévost, llamado d'Exiles, hijo del procurador del rey, nació en 1697. Será más conocido como el Abate Prévost, y sobre todo por su Historia del Caballero Des Grieux y de Manon Lescaut, en realidad parte de una obra más amplia y (se dice) autobiográfica, Memorias de un hombre de calidad retirado del mundo . Qué hace un abate contando la historia de una alegre señorita como Manon... es fácil responder teniendo en cuenta la biografía del caballero que nos ocupa. Hijo del procurador del Rey en Hesdin (su localidad natal, en el Artois), estudió con los jesuitas. Se enroló en el ejército en el año 1711, y luego de abandonarlo y de un noviciado con los jesuitas, escapó a Holanda. Como debía creer en las segundas oportunidades, conocería un segundo noviciado y un segundo paso por el ejército, llegando a oficial. En 1721, pareció sentar la cabeza, entrando a formar parte de la orden benedictina. Habiendo obtenido en 1728 autorización para publicar los dos primeros volúmenes de Memorias de un hombre de calidad... etc, etc, digamos que lo estropeó todo huyendo del monasterio inopinadamente. El rey le envió una lettre de cachet (es decir, una orden real de detención o destierro -sin juicio, naturalmente- que no puede ser discutida) y el abate Prévost huyó a Londres.

El abate Prévost

De Londres se trasladaría a Holanda en 1729, por culpa de una tal Helena "Lenki" Eckhartd, con la que mantenía una relación. En Utrech publicó los cuatro primeros volúmenes de El Filósofo inglés, o historia de Monsieur Cleveland, hijo natural de Cromwell, escrita por él mismo y traducida del inglés por el autor de las Memorias de un hombre de calidad entre 1731 y 1732. Los tres últimos volúmenes de Memorias de un hombre de calidad, en los que se incluía Manon Lescaut fueron publicados también en Holanda. Las aventuras de Manon y su sufrido caballero serían condenadas por el Parlamento de París. Mientras tanto, el abate parecía acostumbrado a su vida de perpetuo destierro. De ahí el sobrenombre con el que se refería a sí mismo: Prévost d'Exiles, Prévost "el de los Exilios". Su estancia en Holanda terminó a causa de las deudas y por culpa de un editor codicioso. Este, que no se conformaba con cuatro volúmenes de El filósofo inglés, publicó un quinto apócrifo. Los ataques que este contenía contra los jesuitas pusieron en apuros a Prévost. Así que en 1733 volvió a Londres, donde fundó un diario literario, Le Pour et le Contre. Después de su vuelta al redil benedictino, se convirtió en capellán del príncipe Louis-François de Bourbon-Conti. Murió en 1763 de apoplejía.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Mi canal