lunes, 3 de agosto de 2009

Comparaciones: E lucevan le stelle. La solución.

Como cada mes, hemos llegado al final del plazo establecido para la comparativa, dedicada en esta ocasión al famoso "adiós a la vida", como es conocida popularmente el aria E lucevan le stelle, del Acto III de Tosca. Gracias a todos los que habéis participado en ella. Tenemos un ganador y un empate entre los dos tenores que han recibido un solo voto. Veamos ahora de qué cantantes se trataba. Si os acordáis, se trataba de intérpretes históricos, todos de la primera mitad del siglo XX y todos, como veréis a continuación, con un nombre mítico.
Uno de los tenores que ha cosechado un voto único ha sido el Cavaradossi 1, que era Enrico Caruso, en una grabación remasterizada que podéis encontrar (con otras muchas) en esta página dedicada al tenor. No creo que se pueda añadir nada a lo que se haya escrito ya del mítico cantante napolitano nacido en 1873 en el seno de una humilde familia y bautizado como Errico. Como todos sabréis, se trata de uno de los tenores más famosos de todos los tiempos y además de todo eso fue uno de los primeros en convertirse en una estrella discográfica. Los epítetos a él dedicados no tienen límite: Rey de los Tenores, Voz del Siglo, etc. Ya sólo las cifras de las funciones del Metropolitan que protagonizó (más de seiscientas durante dieciocho temporadas) bastaría para llenar la carrera de cualquier cantante lírico, pero naturalmente había más. Y a pesar de ello, Caruso se retiró pronto y tuvo una corta vida, muriendo a los cuarenta y ocho años en su ciudad natal. Un voto para Caruso, al que volvemos a escuchar:


Nuestro Cavaradossi 4 también ha obtenido un voto solamente. En esta ocasión se trataba de Giacomo Lauri-Volpi. Debido a que he encontrado la grabación aislada no tengo información del año. Había nacido en 1892 en Lanuvio, quedando huérfano a los once años. Debutó en 1919 y en 1922 ya estaba cantando Rigoletto en la Scala, con cuyo director Toscanini tuvo un rifi-rafe por cuestión de agudos no escritos en la Donna. Tampoco vamos a entrar en profundidades biográficas, que no es el objetivo de la comparativa; baste decir que gozó de una carrera larga y exitosa como la de pocos cantantes; que, después de debutar a los 27 años, estuvo en los escenarios hasta bien entrada la sesentena. Que aun después siguió asombrando al público como en esta ocasión, en Madrid, a los 85 años. Un voto para Lauri-Volpi, volvamos a escucharle.
En segundo lugar ha quedado nuestro Cavaradossi 3, Miguel Fleta. Para encontrar una estupenda fuente de información respecto al tenor español no tenéis sino que entrar en esta página, donde encontraréis su biografía, repertorio (entre muchas otras cosas podréis saber en cuántas ocasiones apareció Fleta como Cavaradossi...), galería fotográfica, hemeroteca y una serie de enlaces a vídeos de Youtube (un ejemplo de la propia E lucevan... aquí y aquí). Nacido en 1897, su debut tuvo lugar en 1919 en Trieste, en Francesca da Rimini, de Zandonai, bajo la batuta del propio compositor. El debut en el Met tuvo lugar precisamente con el papel de Cavaradossi en 1923. Un año después cantaba Rigoletto en la Scala y, como Lauri-Volpi, tuvo problemas con Toscanini; los motivos eran similares: al maestro no le gustaba la cadenza aplicada por Fleta y exigía que el tenor la cantase tal y como estaba escrita. Fleta le advirtió que el público no venía precisamente a ver al director. Como la de Caruso, otro intérprete legendario, su carrera fue corta y moriría también, como el napolitano, muy joven. Segundo lugar para Fleta, al que volvemos a escuchar.
Ganador de la "cata a ciegas" de este mes es Cavaradossi 2, que no era otro que Beniamino Gigli. Nacido en 1890 en Recanati, formado en Roma, trabajó para costearse los estudios de canto. Un concurso celebrado en Parma en 1914 supuso su oportunidad de oro. Gigli quedó primero y causó tanta impresión en Alessandro Bonci, miembro del jurado, que este escribió: Abbiamo finalmente trovato il tenore! El debut se produjo ese mismo año en Rovigo. Su papel: Enzo, en La Gioconda. A la Scala (después de pasar por el San Carlo, por Génova, por Bolonia...) llegó invitado por Toscanini en 1918 para cantar en Mefistofele en unas funciones en honor del recientemente fallecido Arrigo Boito. Su éxito captó el interés de las compañías discográficas, concretamente de la futura EMI, entonces La Voz de su Amo (o HMV, sus siglas en inglés), que le hizo firmar un contrato en exclusiva. Siguieron las apariciones en otros teatros fuera de Italia, más concretamente en el Met, en el que reinara Caruso. A pesar de la alargada sombra del napolitano, Gigli se hizo popular entre el público neoyorquino. Una disputa sobre su salario llevó a la ruptura con el Metropolitan en 1932. Gigli realizó numerosas grabaciones de óperas completas: la Cavalleria dirigida por Mascagni, la Tosca con Caniglia, con la que también grabó Aida o Un Ballo in Maschera (y con quien también tiene una Traviata londinense, un directo de 1939) y aparecería en más de veinte películas. Por ejemplo, podemos verle aquí, o aquí. Pues nada, escuchemos a nuestro ganador:

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Mi canal