miércoles, 23 de septiembre de 2009

Algo sobre Tosca

Como sabréis, el lunes se abrió la temporada del Metropolitan de Nueva York con una nueva producción de Tosca protagonizada por Karita Mattila, Marcelo Álvarez y George Gagnidze (espero haberlo escrito bien). La dirección escénica corre a cargo de Luc Bondy, al que le ha tocado la difícil papeleta de sustituir a la de Zeffirelli, estrenada en 1985. Más adelante, será retransmitida a los cines de medio mundo; España, una temporada más, no se encuentra entre la lista de países en los cuales puede disfrutarse de las representaciones del Met en la pantalla grande. ¿Figurará un año de estos? La esperanza es lo último que se pierde... A los marginados nos queda el consuelo de poder conseguir el vídeo más tarde. Entonces se podrá comparar esta Tosca con el archifamoso superespectáculo de Zeffirelli, bien documentado por el DVD.

 Foto del New York Times; aquí podéis encontrar muchas más...


A lo que iba: había ambiente previo de abucheo y este se dio, en una cantidad realmente inusitada para el teatro y la ocasión de la que hablamos. Que quede claro que la protesta iba contra el aspecto escénico, no el estrictamente musical (aunque escuchando la grabación he encontrado pocas cosas que destacar; sólo me ha convencido Marcelo Álvarez). Algunas cosas que he podido leer en los artículos de prensa, como este, apuntan algunas de las causas de la reacción del público. Toques anacrónicos como la escalera metálica en Sant'Andrea (desnuda de todo ornamento) o los muebles del despacho de Scarpia. La presencia de tres prostitutas junto al barón al inicio del Acto II, o que Tosca se recueste en el sofá una vez apuñalado el villano para darse aire con el abanico de la Attavanti hicieron que los abucheos comenzaran ya al final del segundo cuadro.  O la forma en que se resuelve el suicidio de Tosca, que causa más estupor e hilaridad que estremecimiento. Zeffirelli, que no ha visto la puesta en escena de Bondy (ni, según sus propias declaraciones, piensa hacerlo) se ha apresurado a decir que no quiere tener nada que ver con este modo "idiota" de hacer ópera. De paso, ha aprovechado para decir a su colega  que es "de tercera fila", lamentándose de que nadie siga ya las intenciones del compositor... 
Bondy no se ha quedado callado. Después de achacar los abucheos del público a la costumbre de ver la misma Tosca durante veinte años ("no quieren ver nada diferente"), ha contestado a Zeffirelli de esta guisa (perdón por la traducción libérrima): "Yo soy un director de tercera fila, y él es un segundo asistente de Visconti (...). Aprendí a ser director. Él no inventó Puccini. Sólo es Zeffirelli. Yo sólo soy Luc Bondy... nada más". El director artístico del Met, Peter Gelb, también ha salido en defensa de esta Tosca y de las "libertades inteligentes" que Bondy se ha tomado, sin incurrir en contradicciones con  el libreto. A propósito, me llama la atención que más de una reseña resalte que  la Maria Magdalena que está pintando Cavaradossi  lleve el pecho desnudo, como si eso fuera una escandalosa primicia en la Historia del Arte. Un poco de investigación en materia iconográfica no les vendría mal. Que empiecen por la Wikipedia, que está al alcance de todo el mundo.

Sobre el resultado musical, aquí tenéis una muestra.

2 comentarios:

Andrés dijo...

La cantidad de abucheos fue sorprendente. Escuché la Tosca en su emisión por internet y la reacción del público fue contundente: la puesta no gustó a nadie. De la calidad musical no objeto nada, aunque en sí el único que me convenció fue Scarpia, puesto que Mattila a mi parecer estaba muy contenida (supongo que fueron también los nervios) y esperaba más de Álvarez, pero bueno.

Saludos Nina

Nina dijo...

YO creo que estaba muy nerviosa y un poco perdida, si.

En cuanto a lo demás, habrá que esperar al vídeo...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Mi canal