sábado, 18 de septiembre de 2010

Comparaciones: Credeasi, misera

En 1835 el joven Vincenzo Bellini estrenaba en el Théatre Italien de París  I Puritani di Scozia, con libreto de Carlo Pepoli y protagonizada en aquella primera función por un reparto legendario: Giovanni Rubini como Arturo, Giulia Grisi como Elvira, Antonio Tamburini como Riccardo de Forth y Luigi Lablache como Giorgio. Fue un éxito, y también su última ópera. El compositor moriría aquel mismo año, no muy lejos de la capital francesa. En cuanto a su obra postrera, siempre ha ocupado un lugar destacado en el repertorio, y no sólo para lucimiento de la soprano precisamente. Tan difícil como encontrar una buena Elvira es hallar un tenor que haga justicia al papel de Arturo o un barítono que sea un buen Riccardo. Y, aunque personalmente me interesan mucho más los personajes de la soprano o el señor de Forth - siempre he simpatizado más con él que con el protagonista- en esta ocasión la comparativa estará centrada en el tenor... y en la que es, probablemente, su escena más célebre en esta ópera -aunque la comparta con el resto de los personajes-, con permiso de esa maravilla que es A te, o cara... Aunque siempre que se hable de Credeasi, misera se acabe hablando de una nota, el famoso Fa. No es la única parte de tenor que sufra este fenómeno, aunque, al contrario que en otras muchas ocasiones, en este caso se trata de algo que Bellini escribió realmente. El cambio de la técnica desde la época en que Rubini estrenó el papel a la actual hace que alcanzar esas estratosferas no sea común... Y que cuando se alcanzan tampoco resulte especialmente agradable el resultado.
No andándonos más por las ramas, he aquí las cuatro grabaciones de Credeasi, misera que podrán compararse durante el próximo mes. La mayoría de los Arturos implicados no necesitan presentación.


 
 
ARTURO 
Credeasi, misera, 
da me tradita, 
traea sua vita 
in tal martir! 
Or sfido i fulmini, 
disprezzo il fato, 
se teco al lato 
potrò morir! 
 
ELVIRA
Qual mai funerea
voce funesta
mi scuote e desta
dal mio martir!
Se fui sì barbara,
nel trarlo a morte,
m'avrà consorte
nel suo morir! 


RICCARDO 
Quel suon funereo 
ch'apre una tomba, 
nel sen mi piomba, 
m'agghiaccia il cor. 
La sorte orribile 
spense già l'ira, 
mi affanna e ispira 
pietà e dolor.

GIORGIO 
Quel suon funereo 
feral rimbomba, 
nel sen mi piomba, 
m'agghiaccia il cor. 
Sol posso, ah' misero! 
Tremare e fremere. 
Non ha più lacrime 
il mio dolor.

CORO DI PURITANI 
Quel suon funereo 
ch'apre una tomba, 
cupo rimbomba 
mi piomba al cor. 
E Dio terribile, 
in sua vendetta 
gli empi saetta 
sterminator.

CORO DI DONNE 
Quel suon funereo 
feral rimbomba, 
al cor ci piomba, 
gelar ci fa! 
Pur fra le lacrime 
speme ci affida, 
che Dio ci arrida 
di sua pietà! 
 
CORO
Che s'aspetta? Alla vendetta!
Dio comanda ai figli suoi
che giustizia alfin si renda.

RICCARDO, GIORGIO E DONNE
Sol ferocia or parla in voi!
La pietade Iddio v'apprenda!

ARTURO 
Deh! Ritorna ai sensi tuoi!

ELVIRA 
Qual mi cade orribil benda!

ARTURO 
Oh mia Elvira!...

ELVIRA 
E vivi ancor!

ARTURO 
Teco io sono!...

ELVIRA 
Ah! Il tuo perdono! 
Per me a morte, o Arturo mio...!

ARTURO 
Di tua sorte il reo son io.

ELVIRA 
Un amplesso.

BRUNO, UOMINI 
Avvampo e fremo!

ARTURO, ELVIRA 
Un addio!

UOMINI 
Cada alfin l'ultrice spada 
sovra il capo al traditor!

ARTURO
(Rivolto ai puritani, con sdegno) 
Arrestate: vi scostate! 
Paventate il mio furor. 
Ella è tremante; 
ella è spirante; 
anime perfide, 
sorde a pietà, 
un solo istante 
l'ire frenate,



 
 
 ARTURO 
¡Creíase, la pobre, 
por mí traicionada, 
y llevaba su vida 
en tal martirio! 
¡Ahora desafío a los rayos 
desprecio el destino
 sí, a tu lado, 
podré morir! 

ELVIRA
¡Qué fúnebre
voz siniestra
me agita y despierta
de mi martirio!
¡Si he sido tan necia
de llevarlo a la muerte
me tendrá como consorte
en su morir!

RICARDO 
¡Qué sonido fúnebre 
que abre una tumba, 
se me desploma en las sienes, 
me hiela el corazón! 
La suerte horrible 
mató ya la ira, 
me anhela e inspira
piedad y dolor.

JORGE 
Ese sonido fúnebre 
feroz retumba, 
sobre mis sienes y se abate 
helándome el corazón. 
Sólo puedo, ¡ay, mísero! 
temblar y estremecerme. 
No quedan lágrimas 
para mi dolor.

PURITANOS 
Ese sonido fúnebre 
que abre una tumba 
profunda retumba 
y cae en el corazón. 
Dios terrible, 
en su venganza, 
al impío asaetea, 
exterminador.

MUJERES 
¡Qué sonido fúnebre 
feroz retumba, 
en el corazón
y nos hace helar! 
Así, entre las lágrimas 
la esperanza nos hace confiar 
que Dios nos sonría 
con su piedad! 
 
CORO
¿A qué esperamos? ¡A la venganza!
Dios manda a sus hijos
que al fin la justicia se cumpla.

RICARDO, JORGE, MUJERES 
¡Sólo la crueldad habla por vosotros! 
¡Aprended de la piedad de Dios!

ARTURO 
¡Vamos! ¡Vuelve en ti!

ELVIRA 
¡Me cae una horrible venda!

ARTURO 
¡Elvira mía...!

ELVIRA 
¡Aún estás vivo!

ARTURO 
¡Soy tuyo...!

ELVIRA
¡Ah! ¡Tu perdón!
¡Por mí vas a la muerte, oh Arturo mío!

ARTURO 
De tu suerte, culpable soy.

ELVIRA 
Una despedida...

BRUNO, HOMBRES 
¡Me enciendo y me estremezco!

ARTURO, ELVIRA 
¡Un adiós!

HOMBRES 
¡Caiga al fin la espada vengadora 
sobre la cabeza del traidor!

ARTURO
(Vuelto a los puritanos, con desdén) 
¡Deteneos! ¡Apartaos! 
¡Temed mi furia! 
Ella está temblando, 
está expirando, 
pérfidas almas, 
sordas a la piedad, 
un sólo instante 
la ira frenad


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Mi canal