viernes, 10 de junio de 2011

Las raras: Julien de Gustave Charpentier, o la secuela de Louise.

El 4 de junio de 1913 se estrenaba en la Opéra-Comique de París Julien, ou la vie d'un poète, de Gustave Charpentier. No es que su otra ópera, Louise, tenga hoy un gran peso en el repertorio más allá de la omnipresencia de Depuis le jour en los recitales, pero a la secuela la podemos llamar desconocida con total tranquilidad. En un mundo en el que los directores artísticos no parecen hallar el término medio entre el espíritu de parque temático y ser más raros que un perro verde tampoco se espera la extravagancia de programar los dos títulos. Pongamos un ejemplo: en el Met, teatro en el que las dos óperas fueron representadas - aunque Julien llegó antes que Louise - no se han visto desde hace décadas - aunque depende de dónde lo consultemos. En la Scala no se representa una obra de Charpentier desde la temporada 1956-1957, cuando se puso en escena Louise en italiano. De todas maneras la primera de las óperas de Charpentier siempre ha sido más afortunada que su secuela. En cuanto a los últimos tiempos, se representó en 2007 en París, funciones de las que existe vídeo. Años antes se había producido en tierras germanas la resurrección de su extraña secuela, que hasta entonces no había conocido más que la grabación de algún fragmento suelto. Escuchemos La voix de la nuit, en un registro de 1913, año del estreno de Julien. La encontramos como propina en la edición "abreviada" de Louise que publicó Naxos.
 
Nacido en Dieze en 1860, Gustave Charpentier procedía de una familia humilde; estudió en Lille y en París, entrando en el conservatorio de la capital en 1881. Seis años más tarde ganaba el Prix de Rome con una cantanta, Didon. Durante su estancia en Italia comenzó a trabajar en Louise, de la que además escribió el libreto. También compuso la suite Impressions d'Italie:


vídeos de collectionCB 
 Terminó la ópera ya de vuelta en París, concretamente en el barrio de Montmartre donde se instaló. Tenía unas cuantas cosas en común con Julien, un personaje en el que volcó algunas de sus experiencias. La atmósfera de Montmartre también estaba presente en Louise, que se estrenó en París el 2 de febrero de 1900. Fue un éxito fulminante; un año después de su estreno ya había alcanzado las cien representaciones. También supuso el comienzo de la carrera de Mary Garden, la soprano escocesa que reemplazó en el último momento a la cantante Marthe Rioton en una de las funciones. Sólo en Louise era yo misma en escena, porque era tan parecida a mí. Era un personaje osado. Su vida era dura. Creía en el amor libre. Disfrutaba la vida, diría la Garden. Louise conoció una versión abreviada por el propio Charpentier, grabada en disco en 1935, e incluso tres años más tarde una adaptación cinematográfica dirigida por Abel Gance. El compositor estuvo presente en el rodaje y ensayó cuidadosamente con la protagonista, Grace Moore.
vídeo de Onegin65 
Pero volvamos a 1913, cuando se estrenó Julien. Charpentier vuelve a escribir el libreto, en medio de una expectación febril, debido al éxito que su primera ópera había alcanzado. En cuanto a la música, recicló la de una obra que había compuesto hacia 1888, La vie du poète, añadiendo pocas novedades.  Después de los ensayos generales la expectación general aumentó a raíz de la opinión de algunos críticos.  Por desgracia Julien no cumplió las ilusiones que tantos se habían hecho. El cuadro final, que se desarrollaba en los bajos fondos de Montmartre, chocó al público y fue definido como una escena de bestialidad por los críticos de Nueva York. Ni siquiera Geraldine Farrar, que protagonizaba las funciones de Nueva York junto a Caruso, creía demasiado en la ópera de Charpentier, que le parecía un batiburrillo difícil de comprender. Nadie tiene idea de lo que sufrimos Caruso y yo a lo largo de esa ópera, añadió. Así que después de la tibia acogida, Julien desapareció del mapa. 
Como ya decía, esta apoteosis del pesimismo - como describieron el libreto en Nueva York - se divide en un prólogo y cuatro actos. Recordarán los que conozcan el argumento de Louise que la muchacha, una costurera parisina, se enamoraba de Julien, un poeta que vivía en su barrio. Pequeño problema: el joven no era bien mirado por los padres de Louise. Después de que estos intenten retenerla a la fuerza Louise acababa huyendo con el poeta, mientras su progenitor maldecía a ese París que, otro personaje más en la ópera, le había arrebatado a su niña.
En Julien, Louise como tal sólo aparece en el Prólogo. Después asume distintas personalidades a lo largo de los cuatro actos. La ópera comienza con Julien, que ha ganado el Prix de Rome, regresando después de una fiesta a la habitación que comparte con la antigua costurera. Ella duerme. Julien se inclina sobre el lecho y la besa, para volverse de inmediato hacia el escritorio cargado de sus manuscritos, los que le proporcionan la esperanza de alcanzar la gloria. Luego sucumbe al agotamiento y se duerme. Louise, que se ha despertado, vela su sueño con inquietud por el futuro. Teme que Julien esté comenzando a preocuparse más de su obra que de ella misma.
El Acto I se denomina En el país de los sueños. Charpentier lo divide en tres cuadros, La Montaña Sagrada, El Valle Sombrío y El Templo de la Belleza. Julien y Louise, acompañados de un sin fin de personajes fantásticos y de peregrinos, se encaminan hacia el Templo de la Belleza, que está en la cima de la montaña. Pero la escena en la que todos celebran exaltados a dicha deidad se convierte en un valle desolado en el que resuenan los lamentos de los poetas olvidados, a los que hacen eco los cantos burlones de las Quimeras. Julien y Louise invocan nuevamente a la Belleza y el Amor, y aparecen en el Templo. El Sumo Sacerdote advierte a Julien de lo inútil de sus esfuerzos: jamás conseguirá sus sueños. Louise desaparece entre la multitud de los peregrinos.  El acto se cierra con la aparición de la Belleza, una de las encarnaciones de Louise a lo largo de la ópera. La deidad lo bendice con un beso y Julien cae postrado a sus pies.
En el Acto II, titulado La Duda, nos encontramos en un paisaje eslovaco, en el que el agotado Julien yace dormido. A su alrededor los aldeanos trabajan los campos y cantan... y discuten sobre el extranjero que ha aparecido en sus terrenos. Una familia formada por dos campesinos y su joven hija - sí, otra Louise - parecen ser los más interados por él. La canción de un cantero despierta a Julien, quien habla de su desilusión: allá donde fue sólo encontró dolor, y sus cantos a la belleza y al amor no encontraron acogida; en todas partes se burlaron de él y lo maldijeron. La joven lo contempla compadecida. El padre lo contempla con simpatía y le invita a olvidarse de sus sueños y quedarse con ellos, "con los pies en la tierra". Julien rechaza la invitación; tampoco se deja persuadir por la muchacha. Se parece a Louise que le fue arrebatada por el destino. Ese es también mi nombre, le responde la chica. ¿No puede quererla, como quiso a la primera Louise? Julien la rechaza una vez más. Ha anochecido y unas misteriosas voces surgen de la oscuridad. El padre de Louise llama a su hija y ella entra en casa. El campesino mantiene abierta la puerta, invitando a Julien a entrar. Éste rechaza y se queda solo, rodeado por las Voces.
Geraldine Farrar en "Julien"

Impotencia es el título del Acto III. Nos encontramos en un pueblo de la Bretaña, ligado a la infancia de Julien, junto a una mansión en estado ruinoso, cerca de una humilde iglesia. Aquí, Louise toma los rasgos de la Abuela. Una tempestad se acerca, llevando las voces de los poetas fracasados a oidos de Julien. Es su alma la que está en juego; mientras la Abuela intenta que abandone su orgullo y rece, las misteriosas entidades que lo persiguen blasfeman. Por supuesto son ellos quienes ganan la partida y Julien huye, maldiciendo al Dios que considera un traidor. La Abuela se desploma, como muerta, junto al crucifijo ante el que rezaba.
El Acto IV y último es el dedicado a La Embriaguez. Nos encontramos en Montmartre, en Carnaval. Un agitado Julien entra en escena. Va desarreglado, tiene un aire de prematura vejez y todo en él delata lo bajo que ha caído...  Se lamenta de su suerte, mientras se oyen de nuevo las voces burlonas de las quimeras que escuchábamos en el Acto I. Julien es abordado por una mujer velada; una Grisette que trata de seducirlo por esa noche. Julien recuerda de nuevo a su primer amor, pero la criatura que tiene ante él es como una versión degradada de Louise, que le repugna y le atrae a la vez. La Grisette es arrastrada por un alegre grupo de enmascarados. Julien acaba dando con sus huesos en un mugriento teatrucho, en el que se anuncia la aparición del "Esplendor" y la "Belleza", en una parodia cruel del Acto I. Quien sí aparece es la Grisette. Julien, borracho, comienza a cantar: Somos bestias de carga, nada más que bestias de carga. ¡El Hombre ha muerto! ¡Viva la Bestia! La Grisette y el resto de la concurrencia secundan su canción, hasta que disgustado, el dueño del cabaret expulsa a todos del local. Julien y la grisette se quedan solos. El poeta tiene una última visión del Templo de la Belleza que veíamos en el primer acto. El recuerdo le causa tanto dolor que rompe a llorar, mientras la Grisette se ríe de él, despiadada. Julien le ordena que cante y ella acoge la solicitud de idéntica manera, burlándose. La visión se desvanece. Julien cae sin sentido a los pies de la grisette. Cae el telón. Nunca volvemos a la habitación que veíamos en el Prólogo. El acto de Montmartre, ¿era sueño o realidad? ¿Era ese el destino de Julien y Louise? Sea una cosa u otra, la verdad es que a los críticos que lo vieron como una apoteosis del pesimismo no les faltaba razón. Tampoco es de extrañar que los espectadores prefiriesen el final de Louise.
JULIEN
 Gustave Charpentier
Julien................................... Norbert Schmittberg
Louise.................................... Barbara Dobrzanska
Beauty.................................... Barbara Dobrzanska
Girl...................................... Barbara Dobrzanska
Grandmother............................... Barbara Dobrzanska
Grisette.................................. Barbara Dobrzanska
High Priest................................ Karl-Heinz Lehner
Peasant.................................... Karl-Heinz Lehner
Showman.................................... Karl-Heinz Lehner
Louise's Father............................ Karl-Heinz Lehner
Louise's Mother..........................Sonja Borowski-Tudor
Comrade......................................... Hannes Brock
Stonebreaker.................................... Hannes Brock
Voice from Abyss................................ Hannes Brock
Officiant........................................ Jeff Martin
Student...........................................Jeff Martin
Fairy.............................................Diane Blais

Conductor......................................... Axel Kober
 

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Mi canal