jueves, 8 de septiembre de 2011

Las raras: Gouvy, el otro Cid

La rareza de hoy tiene un tema español, un libreto basado en una tragedia francesa pero escrito en lengua alemana y un compositor al que las circunstancias históricas situaron entre dos naciones.  Louis-Théodore Gouvy nació en 1819 en Goffontaine, en el Sarre. El antiguo departamento del Primer Imperio había desaparecido en 1815 después de la derrota definitiva de Napoleón. Así que aunque los padres de Louis-Théodore eran de lengua francesa,  y dos de sus hermanos, nacidos antes de 1815, eran "técnicamente" franceses, al compositor no le fue otorgada dicha nacionalidad hasta que no cumplió los treinta y dos años. Completó su formación en Berlín y París, ciudad en la que también estudió Derecho. Pero ser prusiano, por más que fuese contra su voluntad, le impidió entrar en el Conservatorio de la capital francesa, de modo que tuvo que recurrir a clases particulares. En vida, su música de cámara alcanzó cierta popularidad, pero no así el resto de su producción. Nuestro viejo conocido Berlioz  escribió en 1851, después de haber escuchado una composición de Gouvy:
He encontrado muy bella, en la más seria acepción del término, una sinfonía del señor Théodore Gouvy. Me haría falta un espacio del que no dispongo aquí para rendir apenas justicia a ésta notable composición, cuyo adagio, concebido de una forma novedosa y sobre un plan colosal, me ha hecho experimentar tanto asombro como admiración.. Que un músico de la importancia del señor Gouvy sea aún tan poco conocido en París, y que tantos mosquitos importunen al público con sus zumbidos obstinados, es para confundir e indignar a todo espíritu ingenuo que crea aún en la razón y en la justicia de nuestras costumbres musicales. 
vídeo de
Con apoyo de Berlioz o sin él, la producción de Gouvy no alcanzó la popularidad suficiente en París, al menos no la que el compositor hubiera deseado. Acabó instalándose en Leipzig - un periódico de la época lo describe como un "compositor francés" que había tenido una cordial acogida -, ya que al fin y al cabo sus obras eran mejor recibidas en Alemania. Gouvy compuso unas noventa obras, entre sinfonías y otras obras orquestales, música de cámara, canciones, obras pianísticas, música vocal y sacra, entre la que se incluyen un Réquiem y un Stabat Mater. Escuchemos, por ejemplo, el Introito de su misa de difuntos:
vídeo de 
En cuanto a la ópera, no es un género al que Gouvy se acercara demasiado, mientras que sí cultivó bastante el género de la cantata dramática. Sus dos óperas han sido revividas recientemente. La primera es Der Cid, de 1863, basada en la tragedia Le Cid, de Corneille, quien a su vez se inspiró en Las mocedades del Cid, de Guillén de Castro. La segunda fue Mateo Falcone, según una novela de Merimée. 
El libreto de Moritz Hartmann para Théodore Gouvy fue uno de los que circularon en aquellos años sobre aquel que en buena hora ciñó espada. Rodrigo Díaz de Vivar provocó el interés de no pocos compositores decimonónicos. Dos años después de la obra de Gouvy, Peter Cornelius estrenaba en Weimar un Cid que contaba con un libreto escrito por él mismo y que tuvo mayor éxito que el que hoy nos ocupa. Todo hasta que llegó Massenet y barrió a los demás, aunque no se puede decir que su ópera sobre el Cid sea una de las más habituales en el repertorio. El argumento es más o menos común a todas: Jimena y Rodrigo están prometidos y profundamente enamorados. Pero el padre de la joven insulta gravemente al de Rodrigo, que se ve obligado a vengar el honor del anciano; el padre de Jimena resulta muerto en el duelo y ella jura venganza, reclamando justicia ante el rey. Sin embargo su amor por Rodrigo persiste, tan fuerte como el deseo de venganza, hasta que acaba por imponerse, conduciendo a un final feliz en el que nuestros dos enamorados acaban juntos.

Théodore Gouvy
"Der Cid", Oper in drei Akten
Libretto: Moritz Hartmann
Nach Pierre Corneille
König Don Fernando - Guido Baehr, Bariton
Don Diego von Vivar - Hiroshi Matsui, Bass
Rodrigo, sein Sohn - Hans-Georg Priese, Tenor
Graf Gormas - Thomas Jesatko, Bass
Ximene, seine Tochter - Christa Ratzenböck, Sopran
Don Alonzo - Algirdas Drevinskas, Tenor
Elvira - Elizabeth Wiles, Sopran
Erster Maurenkönig - Tereza Andrasi, Sopran
Zweiter Maurenkönig - Sang Man Lee, Tenor
Dritter Maurenkönig - Jiri Sulzenko, Bass
Staatsopernchor
Saarländisches Staatsorchester Saarbrücken
Leitung: Arthur Fagen 

2 comentarios:

Mar Valle dijo...

Gracias Nina, desconocía esta opera, por favor, ¿sabes la fecha de la representación y el lugar?
Agradecida de antemano
Mar

Nina dijo...

Claro, es de junio de 2011 y la grabación procede del Staatstheater de Saarbrücken.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Mi canal