jueves, 10 de septiembre de 2009

Comparaciones: Tutte le feste al tempio

Para la próxima comparativa, tenemos un duo, uno de los más hermosos escritos por Verdi. En Tutte le feste al tempio, Gilda le cuenta a su padre cómo conoció al hombre que la deshonraría y al que, a pesar de todo, sigue amando.  Entretanto Rigoletto, que había soñado con un futuro mejor para esa hija que tenía escondida como un tesoro, a salvo, creía  él, de la maldad y de la corrupción de este mundo, para que alcanzara un destino que en  nada  se pareciera a la degradación y la indignidad de ser el bufón de la corte. Rigoletto jurará vengarse del daño inflingido a lo único que ama; pero, como sabemos, nada saldrá como había planeado. Bien, ahí van las cuatro interpretaciones; si en la pasada comparativa las grabaciones correspondían a cantantes actuales, en esta ocasión se trata de cuatro grabaciones en estudio que ya tienen sus años. 

GILDA
 
Tutte le feste al tempio
Mentre pregava Iddio,
Bello e fatale un giovane
S'offerse al guardo mio
Se i labbri nostri tacquero
Dagli occhi il cor parlò.
Furtivo fra le tenebre
Sol ieri a me giungeva
Sono studente, povero,
Commosso, mi diceva,
E con ardente palpito
Amor mi protestò.
Partì il mio core aprivasi
A speme più gradita,
Quando improvvisi apparvero
Color che m'han rapita,
E a forza qui m'addussero
Nell'ansia più crudel.
 
RIGOLETTO
(Fra sè)
Solo per me l'infamia
A te chiedeva, o Dio
Ch'ella potesse ascendere
Quanto caduto er'io
Ah, presso del patibolo
Bisogna ben l'altare!
Ma tutto ora scompare
L'altar si rovesciò!
 
(Ai Gilda)
 
Piangi, fanciulla, e scorrere
Fa il pianto sul mio cor.
 
GILDA
Padre, in voi parla un angelo
Per me consolator.
 
GILDA
 
Todos los días de fiesta
mientras oraba ante Dios,
un joven bello y gallardo
se ofrecía a mi mirada...
Aunque nuestros labios callaron,
los ojos hablaron por el corazón.
Ayer llegó hasta mí 
furtivo en la oscuridad...
Soy estudiante, pobre, 
me dijo conmovido,
y con impulso ardiente
me declaró su amor.
Partió...mi corazón se abría
a las más dulces esperanzas,
cuando de improviso 
aparecieron mis raptores
y me condujeron aquí, a la fuerza,
sumida en el ansia más cruel.
 
RIGOLETTO
(Para sí)
Para mí solo, oh Dios,
te pedí toda la infamia...
Para que ella pudiera elevarse
tanto como yo había caído...
¡Pero el altar debe estar 
cerca del patíbulo!
Todo se ha derrumbado ahora...
¡El altar ha desaparecido!
 
(A Gilda)
 
Llora, mi niña, deja correr
tus lágrimas sobre mi corazón...
 
GILDA
Padre en vos habla un ángel 
que me consuela.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Aunque está fuera de concurso, hay por ahí una grabación en directo de 1977 (Levine) en la que Macneil y Cotrubas están muy bien. Lo digo porque parece que Ileana (si no he confundido a la soprano) no va a quedar muy bien en esta votación.

Nina dijo...

En efecto,no ha quedado demasiado bien la pobre, pues efectivamente era ella.
Tomo nota de la grabación.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Mi canal